Comienzos

Si bien nuestra experiencia de producción ovina comienza en la década del 70′, no fue con Frisona Milchshaf sino con Corriedale, que comenzamos a transitar un camino de aprendizaje y fundamentalmente de mucho amor a esta noble especie de nuestra agropecuaria. Trabajamos durante casi 20 años con esa raza, los últimos ocho también encaramos la producción a nivel de cabaña, con venta de reproductores.

Durante esos años aprendimos mucho sobre las ovejas

Por distintas circunstancias nos mudamos desde Maldonado, de un establecimiento donde manejábamos una majada de 800 lanares, a Canelones, Las Brujas. A un establecimiento más pequeño al cual trajimos solamente 100 animales que eran lo mejor del plantel para seguir con nuestra cabaña.

Cabaña "El Cuento"

Con la que habíamos logrado performances muy buenas en las exposiciones del este del país. Aquí en Canelones seguimos con la producción de carneros y preparamos carneros para las exposiciones alcanzando un primer premio en El Prado, hecho que no es para nada menor tratándose de Corriedale. Pero a pesar de todo llegó un momento en el que tuvimos que tomar la decisión de vender todos los animales que nos quedaban, eso fue a principios de siglo. Por motivos de predadores de cuatro y dos patas y también por el momento económico que vivía el sector. Pero el amor y ese fuego sagrado siempre estuvo vigente y por lo que fue que casi ocho años después pensamos en volver al viejo amor. Influenciados por charlas a las que asistimos relativas a la producción ovina con una nueva raza para nosotros y también por la difusión que tenían en la zona, sobre todo en predios pequeños y de trabajo familiar. La frutilla de la torta fue cuando nos enteramos del “Fondo Rotatorio”. Nos informamos plenamente de como participar del mismo y en enero de 2011 llevamos a casa nuestras primeras cinco ovejas Frisona Milchschaf, en esos primeros 8 o 10 años del nuevo siglo habían pasado muchas cosas dentro del sector ovino. Comenzaros a llegar distintas razas ovinas y tomar protagonismo entre los productores, sobretodo las razas productoras de carne. Pero entre estas razas estaban las Frisona Milchschaf que venían siendo motivo de sistemáticas pruebas de investigación en el INIA hacía 20 años. Para el Ing. Andrés Ganzábal, profesional responsable de la gran difusión que tiene esta raza, después de esos años de trabajo y observaciones de resultados de producción la define como un biotipo maternal y no en vano la Sociedad de Corriedale, para trabajar en la genética del “Corriedale Pro”, a usado esta raza en el cruzamiento. Por todo eso llamamos a la Frisona Milchschaf como la raza del nuevo siglo.

Herramienta de Trabajo

El otro aspecto que nos faltaba asegurar en el momento de tomar la decisión de volver a la producción ovina era solucionar el tema de problemas que ya nos habían sucedido en otra oportunidad y habían sido motivo de dejar la cabaña. También en INIA vimos y vivimos el trabajo que hacen los Maremmano Abruzzese. Eso fue lo que nos hizo entusiasmar más aún en volver a que nuestro establecimiento volviera a producir lo que nos gusta. Siempre fuimos perreros, entonces no nos costó nada “abrazarnos” a estos pastores. También empezamos con nuestra primera perra por intermedio del programa de INIA, después fuimos importando otros ejemplares que hoy tenemos como reproductores. Hoy “Cabaña Las Brujas” está creciendo en la producción de reproductores de Frisona Milchschaf seleccionando no solo por el tipo racial sino por todas las cualidades productivas. También nos ocupa muy seriamente la reproducción de “Maremma” ya que la consideramos una herramienta muy importante para la producción ovina y también para guardia en el establecimiento o en la casa de ciudad

Cabaña De Las Brujas - Frisona Milchschaf - Maremmano Abruzzese

Uruguay

Cabaña De Las Brujas